Evolución de las llaves en la historia

by ,

Las llaves son esas pequeñas piezas que permiten bloquear o desbloquear las cerraduras que protegen los inmuebles y algunas piezas de mobiliario. Ellas fueron creadas como respuesta a mejorar los sistemas de seguridad y proteger así las posesiones.

Como todos los elementos del mundo, las llaves han evolucionado desde sus inicios hasta la actualidad, que las llaves han sido reemplazadas por las nuevas tecnologías, pero se niegan a desaparecer aún.

Su origen

Aún no está del todo claro su origen, sin embargo, algunos estudios señalan a Teodoro De Samos, un inventor griego fue quien creo este artefacto en el siglo VII A.C, sin embargo, también existen indicios de que en Mesopotamia se empleaban cerraduras, muchos años antes, aunque esto sólo prueba que el interés por bloquear el acceso de los bienes funcionaba desde tiempos muy remotos.

Las primeras llaves eran de forma cilíndrica, con un código de ancladuras a su costado, también se utilizaban códigos de dientes en un extremo. Eran piezas sencillas, y el cerrajero era en realidad el herrero del lugar.

Llegaron las llaves más compactas

Posteriormente los romanos mejoraron el sistema, transformaron las llaves a unas piezas más pequeñas y compactas, elaboradas en materiales como aluminio y hierro, las cuales por su cómodo tamaño podían ser trasladadas a cualquier lugar.

También implementaron el uso de los bombines, y el oficio del cerrajero comenzó a ser más popular. Con el avance del tiempo, surgieron nuevos sistemas de seguridad, cada vez más complejos, pero siempre con la misma finalidad, que es impedir que los delincuentes burlen la seguridad y se adueñen de los bienes de otros.

Este tipo de llaves permitieron el uso de las conocidas llaves maestras, con las cuales es posible abrir más de una cerradura con una misma llave, son de mucha utilidad en la industria hotelera y en las grandes empresas que manejan diferentes áreas, de esta manera evitan que personal de un área ingrese a otra que no esté autorizado.

Las llaves magnéticas

Luego, se comenzó a manejar el sistema de encriptación de códigos similar a las de las tarjetas de crédito, por lo que aparecen las primeras llaves magnéticas, consistían en piezas de plástico con este código único.

Las ventajas eran muchas, si una llave magnética se extraviaba, sólo era necesario inutilizarlas, eliminando el código de la tarjeta del sistema, aparte de que el coste de este tipo de llaves, gracias a los materiales empleados, es mínimo.

En el caso de las empresas, fue más fácil controlar el acceso del personal a diferentes áreas, porque las tarjetas asignadas se pueden manejar a través de los sistemas.

La tecnología como la nueva llave

La tecnología avanzó a grandes pasos, y ha llegado a ser parte importante de la seguridad, a tal punto que es posible decir que las llaves son obsoletas, en la actualidad si tienes un teléfono inteligente, es posible bloquear o desbloquear tu puerta, hasta te avisa si has olvidado cerrar la puerta al salir.

Y si no tienes un móvil de este tipo, o simplemente no quieres aferrarte más a este tipo de dispositivos, algunas cerraduras modernas permiten ser abiertas con tu huella dactilar, por reconocimiento de voz, facial o de iris, que son aspectos únicos en el mundo.